Mantenimiento con pintura de grafito

Es usual que en teclados, botones de pads y joysticks o mandos a distancia se vaya degradando con los años la capa de grafito conductor que permite registrar las pulsaciones, con lo que cada vez cuesta mas hacer contacto hasta que finalmente acaban fallando del todo. En esta ocasión vamos a utilizar un spray de pintura con grafito para resolver este problema y devolver un teclado a la vida.

Tenemos un teclado de un Atari STe que presenta problemas en varias teclas. Debajo de cada una hay una pequeña cúpula de goma con un pequeño disco impregnado en grafito en el centro, que al pulsarlo cierra el circuito de la placa y registra la pulsación.

La opción mas rápida y sencilla consiste en repasar con lápiz (lo más blando posible) para regenerar la capa de grafito que se ha ido perdiendo, aunque es posible que con el uso se vaya degradandode nuevo y toque repasar cada cierto tiempo.

Este teclado ya había sido reparado anteriormente con pintura de plata, aunque el resultado no fue positivo al 100%. Tras aplicar un par de capas en cada capuchón de goma, al volver a cerrar el teclado y comprobar las teclas siempre había una o dos que seguían fallando, con lo que tocaba volver a abrir todo (y en el caso del Atari ST es un verdadero dolor por la cantidad de tornillos que sujetan la placa del teclado). Cuando ya conseguías que funcionaran todas las teclas, al cabo de no mucho tiempo te las volvías a encontrar fallando otra vez.

Así que en esta ocasión nos hemos hecho con un bote de Graphit 33, un spray de pintura de grafito utilizada por ejemplo para aislar de interferencias el interior de aparatos electrónicos. Se puede encontrar por unos 15-20€, aunque con la cantidad tan mínima que necesitamos seguramente nos acabe durando toda la vida.

Por supuesto no podemos aplicar directamente el spray sobre las teclas porque la que armaríamos sería grande, sino que pulverizamos un poco en el interior de un recipiente y con esa pequeña cantidad vamos pintando con un pincel lo mas fino posible.

Como toda pintura en spray hay que utilizarla en lugares bien ventilados, usando guantes si no queremos acabar con las manos negras. Para evitar tiznar toda la casa se puede meter spray y recipiente dentro de una bolsa y pulverizar ahí dentro. Como se puede comprobar, la marranada puede ser importante si no se hace con precaución.

La pintura se seca rápidamente, con lo que podemos dar dos capas unas detrás de otra. En pocos segundos obtenemos una superficie de un bonito gris mate con muy buena pinta. Tras pintar todos los capuchones cerramos el teclado y tenemos todas las teclas funcionando a la primera, con lo que el resultado a priori es muy positivo. El tiempo dirá si nos toca repintar dentro de poco o nos deja disfrutar de esta máquina durante unos pocos años mas.

En cualquier caso echaremos el bote a la caja de herramientas por si en la próxima RetroParla alguien quiere darle una manita de pintura a sus teclados o mandos.

Un pensamiento en “Mantenimiento con pintura de grafito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.